Your browser doesn't support javascript.
loading
Mostrar: 20 | 50 | 100
Resultados 1 - 8 de 8
Filtrar
Más filtros










Intervalo de año de publicación
1.
Rev. Soc. Argent. Diabetes ; 54(supl. 2): 69-70, mayo - ago. 2020.
Artículo en Español | LILACS, BINACIS | ID: biblio-1122916

RESUMEN

El objetivo de estas Jornadas Conjuntas intercomités de Graduados y de Hipertensión Arterial y otros Factores de Riesgo Cardiovascular fue realizar una revisión bibliográfica del tema: "Enfermedad cardiovascular y diabetes". Para ello, se dividió a los 43 participantes en tres mesas de trabajo que realizaron la revisión y actualización de los siguientes temas: • Mesa 1: Diabetes mellitus tipo 1 y enfermedad cardiovascular. • Mesa 2: Insuficiencia cardíaca y diabetes mellitus tipo 2. • Mesa 3: Efectos cardiovasculares de los fármacos antidiabéticos.


Asunto(s)
Humanos , Enfermedades Cardiovasculares , Factores de Riesgo , Diabetes Mellitus Tipo 1 , Diabetes Mellitus Tipo 2 , Insuficiencia Cardíaca
2.
Rev. Soc. Argent. Diabetes ; 54(supl. 2): 107-122, mayo - ago. 2020. ilus, tab
Artículo en Español | LILACS, BINACIS | ID: biblio-1122964

RESUMEN

Los eventos cardiovasculares representan la mayor complicación de la diabetes. La evidencia sugiere que la metformina mejora los resultados cardiovasculares en pacientes con diabetes, especialmente en el United Kingdom Prospective Diabetes Study (UKPDS) y otros estudios posteriores, por distintos mecanismos. Hay pocos estudios de seguridad cardiovascular para sulfonilureas aunque no tendrían un perfil seguro a este nivel. La gliclazida parece ser la de mejor performance de las drogas de este grupo. Algo similar ocurre con las meglitinidas, para las cuales los datos indican que no aumentarían el riesgo pero tampoco mejorarían la incidencia de eventos cardiovasculares. Las tiazolidinedionas son las drogas más cuestionadas, aunque los estudios y metaanálisis son contradictorios no habría dudas que aumentan el riesgo de insuficiencia cardíaca. Los inhibidores de la DPPIV mostraron resultados neutros a excepción de saxagliptina que aumentaría el riesgo de internación por insuficiencia cardíaca. Existen datos convincentes que los inhibidores de los receptores SGLT-2 a nivel renal y los análogos del GLP-1 intestinal tienen efectos positivos a nivel cardiovascular, con algunas diferencias entre los integrantes de esta familia. En cuanto a las insulinas, los estudios sugieren que tanto los análogos lentos como rápidos tendrían un mejor perfil cardiovascular, ligado principalmente a la menor incidencia de hipoglucemias severas, que insulina NPH y regular respectivamente.


Cardiovascular events represent the greatest complication of diabetes. Evidence suggests that metformin improves CV outcomes in patients with diabetes, especially in the United Kingdom Prospective Diabetes Study (UKPDS) and other subsequent studies, by different mechanisms. There are few cardiovascular safety studies for sulfonylureas although they would not have a safe profile at this level. Gliclazide appears to be the best performing drug in this group. Something similar occurs with meglitinides for which the data indicates that they would not increase the risk but neither would they improve the incidence of cardiovascular events. Thiazolidinediones are the most questioned drugs, although the studies and meta-analyzes are contradictory, there would be no doubt that they increase the risk of heart failure. DPPIV inhibitors showed neutral results except for saxagliptin, which would increase the risk of hospitalization for heart failure. There is convincing data that SGLT-2 receptor inhibitors at the renal level and intestinal GLP-1 analogues have positive effects at the cardiovascular level with some differences between the members of these families. Regarding insulins, studies suggest that both slow and fast analogues would have a better cardiovascular profile, mainly linked to the lower incidence of severe hypoglycemia, than NPH and regular insulin, respectively


Asunto(s)
Humanos , Diabetes Mellitus , Insuficiencia Cardíaca , Insulina
3.
Rev. Soc. Argent. Diabetes ; 50(1): 17-34, Abril 2016.
Artículo en Español | LILACS | ID: biblio-880796

RESUMEN

Introducción: la hipertensión arterial (HA) y la diabetes mellitus (DM) son enfermedades de alta prevalencia y frecuentemente asociadas. Objetivo: brindar los conocimientos para la práctica clínica que favorezca la toma de decisiones diagnósticas y terapéuticas adecuadas. Metodología: basándonos en la evidencia disponible, los grandes ensayos clínicos publicados en los últimos cuatro años y la adaptación de los recursos diagnósticos y terapéuticos de nuestro país, se elaboraron estas "Recomendaciones para la Práctica Clínica", enfocando situaciones especiales como embarazo, niñez, adulto mayor y complicaciones crónicas. Conclusiones: la HA aumenta la progresión y el desarrollo de las complicaciones crónicas micro y macrovasculares. El impacto del tratamiento de la HA es significativo en la reducción de la morbimortalidad de las personas con DM y en la aparición y progresión de las complicaciones micro y macrovasculares. En la mayoría de los adultos con HA y DM el objetivo es alcanzar una PA (presión arterial) <140/90 mmHg. Siendo las metas menos estrictas en los adultos mayores frágiles. En personas con trasplante renal, en RAC (relación albúmina/creatinina) >300 mg/g, en jóvenes, los objetivos podrían ser menores (<130-80 mmHg), si se logran sin efectos adversos asociados al tratamiento. Evitar PAD (presión arterial diastólica) <60 mmHg en personas mayores de 60 años. La elección de fármacos dependerá de la edad, el momento biológico, si existe intolerancia o alguna contraindicación y acorde al objetivo terapéutico de cada complicación crónica. El tratamiento debe ser temprano y las metas terapéuticas deberán ser individualizadas según grupo etario, comorbilidades y daño de órgano blanco


Asunto(s)
Enfermedades Cardiovasculares , Diabetes Mellitus , Hipertensión , Enfermedades Renales
4.
Rev. Soc. Argent. Diabetes ; 49(2): 50-68, 2015.
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-774212

RESUMEN

Introducción: la hipertensión arterial (HA) y la diabetes mellitus (DM) son enfermedades crónicas de alta prevalencia que se encuentran frecuentemente asociadas. Objetivos: brindar los conocimientos para la práctica clínica que favorezcan la toma de decisiones diagnósticas y terapéuticas adecuadas, basadas en las evidencias científicas actuales. Materiales y métodos: utilizando la evidencia disponible, los grandes ensayos clínicos publicados en los últimos cuatro años y la adaptación de los recursos diagnósticos y terapéuticos de nuestro país se elaboraron las presentes “Recomendaciones para la Práctica Clínica”. Conclusiones: la HA aumenta la progresión y el desarrollo de las complicaciones crónicas micro y macrovasculares de la DM. El impacto del tratamiento de la HA es significativo en la reducción de la morbimortalidad de las personas con DM. Por ello, el tratamiento debe ser temprano y las metas de objetivo terapéutico deberán ser individualizadas según grupo etario, comorbilidades y daño de órgano blanco. En todas las personas con HA, tengan o no DM y/o enfermedad renal crónica (ERC), el objetivo es alcanzar una PA <140/90 mmHg. Podrán considerarse objetivos más cercanos a 130/80 mmHg en jóvenes, sin comorbilidades, con larga expectativa de vida y menor tiempo de diagnóstico de DM: en quienes tendrían beneficios a nivel renal o en quienes el riesgo de ACV es sustancial, si se logran sin efectos adversos asociados al tratamiento. Los IECA o ARA II son los fármacos de primera elección excepto en casos de intolerancia o contraindicación. Un bajo porcentaje de personas logra el objetivo terapéutico. La educación es una herramienta fundamental para mejorar la adherencia al tratamiento.


Asunto(s)
Diabetes Mellitus , Hipertensión , Terapéutica
5.
Rev. Soc. Argent. Diabetes ; 48(2): 63-69, Jun 2014. graf
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-730929

RESUMEN

Objetivos: analizar modalidades terapéuticas en personas con diabetes mellitus tipo 1 (DM1) y su relación con el control glucémico. Métodos: estudio multicéntrico, observacional, transversal en personas con DM1 igual o mayor de 18 años. Realizado en 24 centros por médicos especialistas en Nutrición y/o Diabetes (01/10/2011 a 30/09/2012). Encuesta con datos clínicos, laboratorio y tratamiento habitual. Estadística: Chi2, correlación de Spearman, regresión logística múltiple. Resultados: 514 pacientes, edad 40,6±14,6 años, sexo femenino 55,1%, antigüedad DM1 17,4±12,0 años, media A1C 8,0±1,5%, media glucemia de ayunas 147,2±69,1 mg/dl, frecuencia de automonitoreo 3,3±1,5 veces/día. El 38,8% presentó A1C<7%, mientras el 60,9% tenía A1C <8%. Insulinoterapia intensificada 75,1%; con bomba de infusión 8,6%, realizaba conteo de hidratos, 62,1%. La media de A1C fue 7,8±1,5% en el tratamiento intensificado y 8,4±1,7% en el tratamiento convencional (p=0,001). Presentó hipoglucemias en la última semana el 67%, siendo mayor en el grupo intensificado (p=0,0001). En regresión logística múltiple, el mejor control glucémico correlacionó con la realización de actividad física (p<0,002), conteo de hidratos (p<0,04), respetar horario de comidas (p=0,0001) y mayor frecuencia de automonitoreo (p=0,004). Conclusiones: El 38,8% presentó A1C< 7%. La insulinoterapia intensificada se asoció a mejores niveles de A1C y con mayor frecuencia de hipoglucemias. El mejor control correlacionó conrealización de actividad física, respetar el horario de comidas, el conteo de hidratos y mayor frecuencia de automonitoreo.


Asunto(s)
Glucemia , Diabetes Mellitus Tipo 1
6.
Rev. Soc. Argent. Diabetes ; 48(2): 63-69, Jun 2014. graf
Artículo en Español | BINACIS | ID: bin-131677

RESUMEN

Objetivos: analizar modalidades terapéuticas en personas con diabetes mellitus tipo 1 (DM1) y su relación con el control glucémico. Métodos: estudio multicéntrico, observacional, transversal en personas con DM1 igual o mayor de 18 años. Realizado en 24 centros por médicos especialistas en Nutrición y/o Diabetes (01/10/2011 a 30/09/2012). Encuesta con datos clínicos, laboratorio y tratamiento habitual. Estadística: Chi2, correlación de Spearman, regresión logística múltiple. Resultados: 514 pacientes, edad 40,6±14,6 años, sexo femenino 55,1%, antig³edad DM1 17,4±12,0 años, media A1C 8,0±1,5%, media glucemia de ayunas 147,2±69,1 mg/dl, frecuencia de automonitoreo 3,3±1,5 veces/día. El 38,8% presentó A1C<7%, mientras el 60,9% tenía A1C <8%. Insulinoterapia intensificada 75,1%; con bomba de infusión 8,6%, realizaba conteo de hidratos, 62,1%. La media de A1C fue 7,8±1,5% en el tratamiento intensificado y 8,4±1,7% en el tratamiento convencional (p=0,001). Presentó hipoglucemias en la última semana el 67%, siendo mayor en el grupo intensificado (p=0,0001). En regresión logística múltiple, el mejor control glucémico correlacionó con la realización de actividad física (p<0,002), conteo de hidratos (p<0,04), respetar horario de comidas (p=0,0001) y mayor frecuencia de automonitoreo (p=0,004). Conclusiones: El 38,8% presentó A1C< 7%. La insulinoterapia intensificada se asoció a mejores niveles de A1C y con mayor frecuencia de hipoglucemias. El mejor control correlacionó conrealización de actividad física, respetar el horario de comidas, el conteo de hidratos y mayor frecuencia de automonitoreo.(AU)


Asunto(s)
Diabetes Mellitus Tipo 1 , Glucemia
7.
Rev. Soc. Argent. Diabetes ; 47(3): 81-86, dic. 2013.
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-716715

RESUMEN

Objetivos: evaluar la importancia asignada por el médico a la hemoglobina glicosilada A1c (A1C) para diagnóstico y seguimiento de personas con DM2 y sus valores para diagnóstico y objetivos terapéuticos según especialidad.Material y métodos: estudio observacional, transversal, mediante encuesta realizada a médicos que concurrieron al Congreso Argentino de Diabetes (2010). Las especialidades fueron: Nutrición, Diabetología, Endocrinología, Clínica Médica, Medicina General y otros. Análisis estadístico: estadística descriptiva, test Chi2, ANOVA (Student-Newman-Keuls post hoc). Se utilizó Software: MedCalc 2009. Resultados: 743 encuestas, media edad 43,3±10,4 años. Femenino 69,3%. El 32,9% no consideró beneficioso realizar la A1C para diagnóstico. La media para diagnóstico 6,56 ± 0,42% y el 25% consideró valores ≥7%. Los profesionales solicitaron A1C al 95,5% de los pacientes, con diferencias entre grupos P<0,001. La media de frecuenciapara el pedido de A1C era cada 3 meses. El 4,2% no realizaba dosajes de A1C por falta de acceso. El objetivo de A1C para tratamiento fue 6,7 ± 0,43%, sin diferencias por grupo p=0,79. El 72,5% respondió tener mayor flexibilidad en el valor objetivo en ancianos, ECV y riesgo de hipoglucemias. El 87,9% consideró valiosa la A1C para evaluar riesgo cardiovascular. Conclusiones: 33% no consideró la A1C apropiada para diagnóstico. Quienes lo consideraron útil, el punto de corte fue cercano al 6,5%. El valor objetivo para seguimiento fue cercano al 6,5% y flexible en ancianos, ECV y riesgo de hipoglucemia. Test beneficioso para evaluar riesgo cardiovascular.


Asunto(s)
Diagnóstico , Hemoglobina A Glucada
8.
Rev. Soc. Argent. Diabetes ; 47(3): 81-86, dic. 2013.
Artículo en Español | BINACIS | ID: bin-130093

RESUMEN

Objetivos: evaluar la importancia asignada por el médico a la hemoglobina glicosilada A1c (A1C) para diagnóstico y seguimiento de personas con DM2 y sus valores para diagnóstico y objetivos terapéuticos según especialidad.Material y métodos: estudio observacional, transversal, mediante encuesta realizada a médicos que concurrieron al Congreso Argentino de Diabetes (2010). Las especialidades fueron: Nutrición, Diabetología, Endocrinología, Clínica Médica, Medicina General y otros. Análisis estadístico: estadística descriptiva, test Chi2, ANOVA (Student-Newman-Keuls post hoc). Se utilizó Software: MedCalc 2009. Resultados: 743 encuestas, media edad 43,3±10,4 años. Femenino 69,3%. El 32,9% no consideró beneficioso realizar la A1C para diagnóstico. La media para diagnóstico 6,56 ± 0,42% y el 25% consideró valores ≥7%. Los profesionales solicitaron A1C al 95,5% de los pacientes, con diferencias entre grupos P<0,001. La media de frecuenciapara el pedido de A1C era cada 3 meses. El 4,2% no realizaba dosajes de A1C por falta de acceso. El objetivo de A1C para tratamiento fue 6,7 ± 0,43%, sin diferencias por grupo p=0,79. El 72,5% respondió tener mayor flexibilidad en el valor objetivo en ancianos, ECV y riesgo de hipoglucemias. El 87,9% consideró valiosa la A1C para evaluar riesgo cardiovascular. Conclusiones: 33% no consideró la A1C apropiada para diagnóstico. Quienes lo consideraron útil, el punto de corte fue cercano al 6,5%. El valor objetivo para seguimiento fue cercano al 6,5% y flexible en ancianos, ECV y riesgo de hipoglucemia. Test beneficioso para evaluar riesgo cardiovascular. (AU)


Asunto(s)
Diabetes Mellitus Tipo 2 , Hemoglobina A Glucada , Diagnóstico
SELECCIÓN DE REFERENCIAS
DETALLE DE LA BÚSQUEDA
...