Your browser doesn't support javascript.
loading
Mostrar: 20 | 50 | 100
Resultados 1 - 15 de 15
Filtrar
Más filtros










Intervalo de año de publicación
3.
Vigía (Santiago) ; 10(25): 10-14, 2007. graf, tab
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-571860

RESUMEN

En Chile el cáncer constituye un importante problema de salud pública dado que es la segunda causa de muerte en el país. En los niños la mortalidad por cáncer ha disminuido progresivamente los últimos 20 años. El Ministerio de Salud (MINSAL) inició en julio 2006 la vigilancia de cáncer infantil (menores de 15 años), a través de la modalidad de un Registro Nacional de Cáncer Infantil con Base Poblacional, enmarcado en la normativa del MINSAL para los registros de cáncer. Este registro establece la comunicación de todos los casos nuevos de cáncer en menores de 15 años diagnosticados en el país. Los resultados del primer semestre de vigilancia fueron: se notificaron 203 casos nuevos de tumores en menores de 15 años, 112 casos en niños y 92 en niñas. El 78 por ciento fueron diagnosticados en establecimientos públicos de salud. De estos tumores, el 92 por ciento (187) eran malignos, 5 por ciento (11) inciertos y 2 por ciento benignos (5). Los tumores malignos e inciertos fueron un total de 198 casos, con una tasa de incidencia para ambos sexos de 10 por 100 mil niños-año: 11 para los niños y 9 para las niñas. El grupo de 0 a 4 años presentó la tasa más alta (14), seguido por el grupo de 5 a 9 años (8,4) y el grupo de 9 a 14 años (7, 7). Esta publicación busca dar a conocer este nuevo Registro Poblacional de Cáncer y mostrar los resultados preliminares respecto de los tumores malignos del niño. Además de incentivar a otros especialistas relacionados con esta materia a integrarse a esta tarea.


Asunto(s)
Humanos , Masculino , Femenino , Recién Nacido , Lactante , Preescolar , Niño , Adolescente , Mortalidad Infantil , Neoplasias/epidemiología , Registros de Enfermedades/estadística & datos numéricos , Chile , Neoplasias/mortalidad , Estudios Poblacionales en Salud Pública
4.
Rev. chil. pediatr ; 71(4): 283-95, jul.-ago. 2000. tab
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-274581

RESUMEN

Se realiza una revisión de los aspectos más generales del cáncer del niño, destinado a los médicos pediatras generales, no oncólogos. Se enfatiza la mayor importancia del cáncer infantil al haberse producido una disminución de la morbilidad y mortalidad derivadas de las enfermedades infecciosas y de la desnutrición. Se destaca la importancia del diagnóstico precoz para mejorar aún más la curación. Se detallan algunos aspectos epidemiológicos. Se describe someramente el PINDA, que es un programa nacional de cáncer infantil, como también el grupo cooperativo pediátrico de Chile que está operando desde 1988 y que lleva más de 4000 pacientes atendidos. Los resultados obtenidos son muy satisfactorios con un promedio de curación cercano al 65 por ciento. Se pasa revista a los diferentes métodos terapéuticos, haciendo hincapié en la importancia del tratamiento integral del cáncer en todas sus etapas, incluyendo tratamientos paliativos si los primeros fracasan. Por último, se detallan los resultados obtenidos en nuestro país en el tratamiento de la leucemia linfoblástica


Asunto(s)
Humanos , Niño , Neoplasias/epidemiología , Edad de Inicio , Síntomas Cancerígenos , Chile/epidemiología , Anomalías Congénitas , Supervivencia sin Enfermedad , Leucemia Linfoide/terapia , Neoplasias/complicaciones , Neoplasias/diagnóstico , Neoplasias/terapia
5.
Rev. chil. pediatr ; 70(5): 405-14, oct. 1999. tab, graf
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-263497

RESUMEN

Un grupo oncológico pediátrico nacional, PINDA, reporta el primer protocolo prospectivo, no randomizado, para tratamiento de la leucemia linfoblástica (LLA), usando una versión modificada del protocolo de Berlín-Frankfurt-Munster (LLA BFM 86). Los objetivos de este estudio fueron clasificar inmunofenotipos, disminuir radioterapia de cráneo y comprobar si este protocolo podía mejorar la sobrevida de nuestros pacientes. Procedimiento: desde junio 1987 a junio 1992 se registraron 444 pacientes, no seleccionados; de ellos 425 fueron evaluables. La terapia fue estratificada según riesgo: riesgo bajo (RB), riesgo alto (RA) y riesgo muy alto (RMA). Los pacientes en RB y RA recibieron inducción con protocolo I, consolidación con protocolo M (RMA usó protocolo E), reinducción con protocolo II y mantención. Todos recibieron tratamiento de prefase con prednisona oral y metotrexato (MTX) intratecal. Radioterapia de cráneo solo en RA y RMA (12-18 Gy). Los siguientes cambios se introdujeron al protocolo LLA BFM 86: en protocolo M 1 g/m² en vez de 5 g/m²; en protocolo E, 1 g/m² de citarabina en vez de 2 g/m², la mitoxantrona e ifosfamida fueron sustituidas por teniposido y ciclofosfamida. Resultados: inmunofenotipo: LLA común 67,4 por ciento, LLA proB 14 por ciento, LLA T 10 por ciento, LLA preB 4,3 por ciento. La frecuencia de sobrevida libre de eventos (SLE) global a 5 años fue 60 por ciento ñ 2 por ciento error standard; según riesgo fue: RB 75 por ciento, RA 62 por ciento, RMA 28 por ciento con una mediana de seguimiento de 6,5 años (rango 4,5 - 9,5 años). La incidencia acumulada de recaída en sistema nervioso central SNC fue 5,4 por ciento. Conclusión: hemos tenido éxito en realizar un estudio a nivel nacional. Nuestra estrategia para adaptar el protocolo BFM fue efectiva para mejorar la SLE. La distribución por fenotipos es similar a otras series


Asunto(s)
Humanos , Masculino , Femenino , Preescolar , Protocolos de Quimioterapia Combinada Antineoplásica , Protocolos Clínicos , Leucemia-Linfoma Linfoblástico de Células Precursoras/tratamiento farmacológico , Chile , Irradiación Craneana , Ciclofosfamida/administración & dosificación , Citarabina/administración & dosificación , Países en Desarrollo , Supervivencia sin Enfermedad , Inmunofenotipificación/métodos , Leucemia-Linfoma Linfoblástico de Células Precursoras/diagnóstico , Metotrexato/farmacología , Prednisona/farmacología , Pronóstico , Tenipósido/administración & dosificación
6.
Rev. chil. pediatr ; 69(6): 270-5, nov.-dic. 1998. tab
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-243844

RESUMEN

Se describe la estructura de Programa Infantil Nacional de Drogas Antineoplásicos (PINDA), programa que está operando en Chile desde 1998. PINDA también se ha constituido en el grupo cooperativo chileno para el estudio y tratamiento del cáncer pediátrico. En él trabajan más de 100 profesionales médicos, oncólogos, radioterapeutas, cirujanos, oftalmólogos, psiquiatras, infectólogos, patólogos, etc., además de numerosos otros profesionales como enfermeras, químico-farmacéuticos, psicólogos, terapeutas ocupacionales, asistentes sociales, profesores, etc. Su financiamiento es estatal y corresponde aproximadamente a más de mil millones de pesos que transfiere FONASA para la compra de drogas antineoplásicas y antibióticos. Las otras acciones (hospitalización, exámenes, etc.) son financiadas localmente por los centros. El programa en la actualidad cubre todos los cánceres de la niñez. Sólo no tienen financiamiento hasta ahora los pacientes que requieren de trasplante de médula ósea. El programa opera en 13 centros autónomos y dos centros de apoyo del Sistema Nacional de Servicios de Salud que cubren el territorio nacional de Antofagasta hasta Valdivia, con un ingreso anual de pacientes que asciende a 350 casos, lo que constituye el 80 por ciento de todos los casos del país. El PINDA evalúa cada año los resultados de los diferentes protocolos que aplica, la mayoría de ellos correspondiendo a los mejores protocolos de los principales grupos cooperativos internacionales. La última evaluación comprendió el análisis de todos los pacientes registrados desde el comienzo del programa hasta diciembre de 1997 (3.339 pacientes), con un seguimiento hasta 10 años, lo que permite asegurar resultados definitivos de los pacientes en que se aplicaron los primeros protocolos. Los resultados obtenidos en la gran mayoría de los cánceres son similares o ligeramente inferiores a aquellos obtenidos en centro de excelencia de Europa o USA. Por último se señalan los aspectos principales que el programa todavía no ha desarrollado


Asunto(s)
Humanos , Niño , Antineoplásicos/uso terapéutico , Programas Nacionales de Salud/estadística & datos numéricos , Neoplasias/tratamiento farmacológico , Chile , Financiación de la Atención de la Salud , Programas Nacionales de Salud/economía , Programas Nacionales de Salud/organización & administración , Programas Nacionales de Salud/tendencias
7.
In. Osorio Solís, Guido. Hematología: diagnóstico y terapéutica. Santiago de Chile, Mediterráneo, 2 ed; 1997. p.310-9, tab.
Monografía en Español | LILACS | ID: lil-208996
8.
In. Osorio Solís, Guido. Hematología: diagnóstico y terapéutica. Santiago de Chile, Mediterráneo, 2 ed; 1997. p.340-53, tab.
Monografía en Español | LILACS | ID: lil-208998
10.
Rev. chil. pediatr ; 66(2): 98-102, mar.-abr. 1995. tab
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-164945

RESUMEN

Se describen retrospectivamente las manifestaciones óseas y articulares de 70 pacientes de leucemia linfoblástica aguda, menores de 15 años, atendidos a lo largo de 9 años (1982 a 1991). Se registró dolor osteoarticular en 37,5 por ciento de ellos, en 8 (11,4 por ciento) eran muy intensos, ensombrecían los síntomas hematológicos y constituían el motivo de consulta; en 9 (12,9 por ciento) el dolor era importante y relatado espontáneamente, pero era un acompañante de los síntomas hematológicos que motivaban la consulta; en otros 8 (11,4 por ciento) casos de dolor era leve, ocasional o no referido espontáneamente. Las manifestaciones hematológicas eran poco marcadas en los primeros, aun en el momento de identificar la leucemia, después de varias semanas de dolor oseoarticular, lo que explica los errores en los diagnósticos iniciales (enfermedad reumática, artritis reumatoidea, sinovitis transitoria, enfermedad de Perthes, osteomielitis o trastorno psiquiátrico) en todos estos pacientes y el retraso del diagnóstico de leucemia. En los niños cuyos dolores osteoarticulares eran significativos pero en carácter de acompañantes de otro síntoma, no hubo errores iniciales en el diagnóstico, enfocándose el estudio a una afección hematológica, ya que los signos principales la sugerían. En los pacientes con poco dolor la situación era aún más clara. El dolor osteoarticular no modificó, sin embargo, el pronóstico, pues la sobrevida en los pacientes que lo sufrían fue similar que en los sin dolor. Los síntomas osteoarticulares sin explicación clara, sumados a alguna alteración hematológica, obligan a incluir leucemia en el diagnóstico diferencial


Asunto(s)
Humanos , Masculino , Femenino , Preescolar , Adolescente , Artralgia/diagnóstico , Artritis/diagnóstico , Osteoartritis/diagnóstico , Leucemia-Linfoma Linfoblástico de Células Precursoras/diagnóstico , Diagnóstico Diferencial , Errores Diagnósticos , Leucemia-Linfoma Linfoblástico de Células Precursoras/complicaciones , Leucemia-Linfoma Linfoblástico de Células Precursoras/fisiopatología , Pronóstico , Estudios Retrospectivos , Signos y Síntomas
11.
Rev. chil. pediatr ; 65(1): 48-55, ene.-feb. 1994. ilus
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-140470

RESUMEN

Se analizan las reacciones psicológicas que se desarrollan en los niños y adolescentes con cáncer. Se describe el impacto psíquico inicial, generalmente muy dramático, caracterizado por ansiedad, temor y a veces pánico, como también en algunos casos temor a la muerte próxima. Cuando hay procedimientos quirúrgicos o necesidad de aislamiento se acentúan los sentimientos de soledad y la ansiedad de separación. El niño pequeño suele interpretar la enfermedad como un castigo por algo malo que hizo. La fase de choque, cuya duración es variable, es seguida por una etapa de adaptación, que generalmente coincide con la etapa del tratamiento de mantención en la cual los síntomas angustiosos y los temores disminuyen. Se discute también la forma en que el paciente debe ser informado acerca de su enfermedad y su tratamiento, así como la inconveniencia de ocultarle el diagnóstico. Se señalan los trastornos emocionales y conductuales más frecuentes de observar y en partícular se describen las reacciones del adolescente, en las que influyen considerablemente los problemas propios de esta etapa evolutiva. Finalmente, se analizan los problemas de adaptación que ocurren en el niño y la familia al finalizar con éxito el tratamiento: el temor a la recaída y la muerte, la tendencia a la sobreprotección del niño sobreviviente, etc


Asunto(s)
Niño , Adolescente , Neoplasias , Pacientes/psicología , Adaptación Psicológica , Síntomas Afectivos , Actitud Frente a la Salud , Mecanismos de Defensa , Familia/psicología , Autoimagen , Revelación de la Verdad
12.
Rev. chil. pediatr ; 63(4): 222-9, jul.-ago. 1992.
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-112541

RESUMEN

El diagnóstico de cáncer en el niño produce un intenso impacto en la familia, desencadenando un proceso de duelo anticipado que se inicia con una fase de shock que experimentan todos los padres. Posteriormente aparecen mecanismos adaptativos diversos, que en conjunto con las explicaciones dadas por el médico y el equipo de salud y la mejoría del paciente mediante el tratamiento específico, llevan a que la familia logre un ajuste emocional y una etapa de estabilización en que se restablece la dinámica familiar previa, adecuándose a las nuevas exigencias que demanda el cuidado del niño. La normalidad no se alcanza totalmente, dado que persiste latente el temor a la recaída (Síndrome de Damocles). Las características síquicas previas de la familia pueden interferir o facilitar la rapidez y solidez del ajuste y de la estabilización. En general, al lograrse la mejoría del enfermo, lo que ocurre en la mayoría de los casos, se consolida -con algunas excepciones- la vuelta a la normalidad de la familia. En aquellos casos en que el hijo recae o fallece, el proceso de duelo regresa a sus etapas primeras y tiende, en algunas ocasiones, a adquirir rasgos patológicos. En esta revisión no se aborda el problema del enfermo terminal


Asunto(s)
Niño , Humanos , Familia/psicología , Neoplasias/psicología , Actitud Frente a la Muerte , Relaciones Profesional-Familia
13.
Bol. Hosp. San Juan de Dios ; 39(2): 63-9, mar.-abr. 1992. tab, ilus
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-112506

RESUMEN

Se analizan 95 episodios de neutropenia severa, ocurridos en 37 enfermos. De estos episodios 60 fueron febriles. Los pacientes de linfomas no Hodgkin B presentaron un promedio de 2,4 episodios y los de leucemia no linfoblástica uno de 2,3. En cambio, los casos de tumores sólidos y de enfermedad de Hodgkin tuvieron menos de 1 episodio por enfermo. Los episodios se presentaron preferentemente en las primeras fases del tratamiento quimioterápico. En el 56,7% de los pacientes se encontró un foco clínico y/o el estudio bacteriológico fue positivo. Los gérmenes que se encontraron en los hemocultivos positivos, lo que ocurrió en el 18,3% de los casos, fueron en su mayoría Gram (-). En nuestra casuística se registraron 7 fallecimientos (11,6%), de los cuales 4 correspondieron a enfermos con recaídas refractarias; 2 eran casos de leucemias agudas no linfoblásticas en los que no se logró la remisión completa y el último era un linfoma no Hodgkin que tampoco alcanzó la remisión. En el 40% de los pacientes fue necesario modificar el esquema terapéutico, el que actualmente se basa en la asociación de una cefalosporina de 3ra. generación y de un aminoglicósido


Asunto(s)
Niño , Humanos , Antineoplásicos/efectos adversos , Enfermedad de Hodgkin/complicaciones , Leucemia/complicaciones , Neutropenia/etiología , Antibacterianos/uso terapéutico , Esquema de Medicación , Quimioterapia Combinada , Neutropenia/tratamiento farmacológico
14.
Rev. chil. pediatr ; 63(1): 26-31, ene.-feb. 1992. tab
Artículo en Español | LILACS | ID: lil-109658

RESUMEN

Se analiza la neutropenia inicial en 42 casos de LLA evaluados en la Unidad de Oncohematología del Hospital San Juan de Dios entre los años 1984 y 1989. En el 81% de ellos el recuento absoluto de neutrófilos era inferior a 1500 y en 61,9% inferior a 500 (26/42). En 13 (30,9%) de los pacientes con LLA había fiebre como manifestación inicial, que con una sola excepción coincidió con neutropenia severa o extrema. En 9 (75%) de los 12 niños con fiebre y leucopenia severa o extrema se identificó un foco infeccioso, que en seis era respiratorio y en tres se asoció a hemocultivos positivos (25%) a Staphylococcus dorado (dos casos de bronconeumonía) y Klebsiella (un paciente con flegmón de labio superior). La fiebre como único signo se presentó en tres casos (25%). Este grupo fue tratado con una combinación de antibióticos determinada por una norma local y se modificó según los resultados microbiológicos cuando fue oportuno, con una letalidad de 8,3% (1/12). Los pacientes con neutropenia afebril fueron 14, en seis se detectó un problema clínico específico, en tres de ellos los cultivos fueron positivos (dos infecciones urinarias a Escherichia coli y un flegmón de un labio mayor a Pseudomonas aeruginosa). En este grupo sólo se usaron los antibióticos habitualmente recomendados para cada situación y según antibiograma, con buena respuesta en todos. La inducción de la remisión se inicio en la mayoría antes de los 10 días de evolución


Asunto(s)
Niño , Humanos , Masculino , Femenino , Leucemia-Linfoma Linfoblástico de Células Precursoras/tratamiento farmacológico , Neutropenia/diagnóstico
SELECCIÓN DE REFERENCIAS
DETALLE DE LA BÚSQUEDA